El cofre pirata de la era digital

PirateBox es una maleta que funciona como un sistema móvil de comunicación, capaz de  transformar el espacio donde está ubicada en una red libre y accesible a cualquier ordenador dotado de conexión wifi.
PirateBox, una creación del artista David Darts, se inspira en la filosofía de las radios piratas y en el movimiento free culture. El dispositivo utiliza una programación open source para crear un red local independiente, que permite a todo sus usuarios chatear y compartir archivos multimedia y digitales de cualquier tipo.

Además al operar en una red local, completamente independiente de Internet, el anonimato y la seguridad están garantizados. Acceder a la red de PirateBox no entraña ninguna complicación, se puede hacer a través de un navegador que es redireccionado a una página de bienvenida dotada de todas las herramientas necesarias para que los usuarios puedan conectarse libremente entre ellos. Su uso no precisa contraseña de acceso, tiene un radio de acción de varios metros y el sistema es recomendado para ser utilizado en espacios públicos, abiertos o cerrados, como un bar, un parque, el metro o una biblioteca.

PirateBox está registrado bajo Free Art License, una licencia que otorga el derecho de distribución gratuita. Esto significa que cualquier persona puede descargar las instrucciones y el software para realizar su propia maleta pirata. El precio de una versión doméstica de PirateBox, con su transformador, su router wireless y un servidor Linux conectado a un disco duro USB, puede rondar los 100 euros.

PirateBox

Evidentemente el nombre y el logo de los piratas constituyen tan sólo un guiño irónico sobre el significado de compartir archivos, ya que el proyecto no aspira a convertirse en una plataforma para el intercambio de archivos con copyright, idea bastante absurda dado su restringido campo de acción.
Básicamente PirateBox aspira a ser una herramienta DIY (do it yourself, hazlo tu mismo) que contribuye al libre intercambio de archivos y a la comunicación entre ordenadores libres de control.

El proyecto se enmarca en un ámbito de activismo artístico, comprometido con las problemáticas de la sociedad de la comunicación, en la línea de propuestas que hemos tratado anteriormente en el Silicio como Dead drops y DVD Dead drop de Aram Bartholl y UnCloud de Rui Guerra.

Aram Bartholl y David Darts en BaltanlabsRecientemente Aram Bartholl, el inventor de los Dead drops, un proyecto que fomenta la distribución de memorias USB empotradas en las paredes de medio mundo, concebido como una red offline para el file sharing en lugares públicos, acaba de colaborar con David Darts en un workshop sobre file sharing para Baltanlabs de Eindhoven (Países Bajos). Uno de los experimentos para debatir el futuro del file sharing offline ha sido la creación de un PirateBox para llevar pensado para ser implementado en distintos soportes, desde una bici hasta las planchas de los skaters.

Texto original de: “El Arte en la Edad del Silicio” Blogs – EL PAÍS de Roberta Bosco y Stefano Caldana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s