Lo visto en Artissima 2012

Al fin y al cabo no es el fin del mundo, por más que la profecía de los Mayas y el contexto global nos animen a pensar lo contrario. Mirar al futuro con optimismo ha sido uno de los leitmotiv de Artissima 2012, que este año ha estrenado nueva directora artística con el nombramiento de Sarah Cosulich Canarutto, tras la marcha de Francesco Manacorda para dirigir Tate Liverpool.
La identidad que Artissima ha ido construyendo a lo largo de estos años es el de una feria de experimentación y descubrimiento, que ha entendido de forma clara que una feria de arte ya no es únicamente un evento del mercado del arte, sino un evento cultural en sí, donde los distintos elementos que dan vida al ecosistema del arte entran en relación para crear un momento de intercambio y de valoración de contenidos.

Giorgio Maffei, multipli anni 60 e 70. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

Esta expansión de los límites de la propia feria se perciben en los lazos que Artissima construye con la amplia red de museos de Turín, la más importante de Italia, con el Castello di Rivoli y la Fondazione Sandretto Re Rebaudengo como principales centros de referencia nacional e internacional. Todos ellos han tenido protagonismo expositivo dentro, con una sección dedicada a ellos, y fuera de la feria.  It’s not the end of the world es el título de la exposición en la que cinco artistas internacionales, también presentes en la feria, han desarrollado cinco proyectos site specific en los principales museos y espacios públicos de la ciudad. Dan Perjovschi, Paola Pivi, Valery Koshlyakov, Ragnar Kjartansson y Zena el Khalil, han reflexionado y nos han hecho reflexionar sobre el momento actual, no desde una óptica centralizada, sino más bien periférica. Y es que es en esta periferia donde radica el éxito de Artissima, pues siendo capaz de crear un diálogo con el lugar en el que se encuentra, Turín, el norte de Italia, sabe equilibrar muy bien la identidad territorial con la internacional (de 175 galerías participantes tan sólo 53 son italianas). A diferencia de Arte Fiera Bologna, Artissima no transmite localismos y sí una cuidada voluntad de mostrar aquéllas propuestas importantes que no forman parte de los grandes circuitos.

Poul Gernes en Bo Bjergaard. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

Vista de la sección Back to the Future. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

A nivel de concepción la feria está claramente estructurada por secciones. El corazón central está ocupado por dos de los ámbitos más interesantes, Back to the Future y Present Future. La primera, comisariada por Jan Hoet, Vasif Kortun, Joanna Mytkowska y Vicente Todolí propone artistas de la década de los sesenta y setenta cuyas investigaciones tienen valor y explican la evolución actual del arte contemporáneo. El gran acierto es que la selección huye del manual  “las claves del arte”, y por lo tanto es un verdadera plataforma de descubrimiento. A destacar el stand de la galería Bo Bjerggaard con la obra de Poul Gernes, artista danés cuya obra se centra en mostrar el impacto social de la estética a través de  la construcción de un alfabeto simbólico basado en un lenguaje próximo al minimalismo y al arte concreto. Siguiendo con la utopía social del arte, también nos ha llamado la atención la obra de Piero Fogliati en Gagliardi Art System, en ese punto intermedio entre arte y ciencia, ahora más vigente que nunca, con máquinas a las que el artista insufla vida a través del acto creativo, explorando los límites de la percepción y de cómo ésta puede transformar la relación del hombre con el espacio público. Más habitual pero no por eso menos interesante, la obra de Hanne Darboven también ha estado presente con la galería Crone de Berlín, a través de una instalación a gran escala de sus secuencias numéricas, así como las composiciones musicales a partir de números a los que la artista identifica con un sonido concreto. Keith Sonnier, Valie Export, Mario Davico han sido otros de los nombres de Back to the future, Europa del este y Grecia también han sido foco de atención, de la España de los sesenta ni rastro.

Vanessa Safavi, Galerie Chert. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

Giorgio Griffa en el stand de Casey Kaplan. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

Del back al Present Future. La selección de galerías emergentes ha estado a cargo de un grupo de jóvenes comisarios de periferia, pero no de la nuestra, sino de la que mola. Erika Cooke, Luigi Fassi, Fredi Fischli, Inti Guerrero y Sarah Rifky han seleccionado 20 galerías de muy variada procedencia que han presentado solo projects de artistas emergentes. El tono general ha sido poco apasionado, perdiendo el Present en confrontación con el Back. A destacar, la instalación de Vanessa Safavi con canarios muertos en la galería Chert de Berlín, o los 16mm de jungla en el video de Daniel Steegmann Mangrané.  Turín es una ciudad con una larga tradición de librerías y de cultura entorno al libro, y esto se trasluce en la feria. Especialmente interesantes los stands dedicados a libros de artista y cultura gráfica de la sección Back, con el proyecto multipli anni 60 e 70 de la librería Giorgio Maffei, con libros de artista de Piero Manzoni, Joseph Beuys, o Lucio Fontana expuestos conjuntamente con obras de pequeñas dimensiones de Enrico Castellani o Giuseppe Penone, el reducido espacio ha sido una de las grandes sorpresas de la feria, una especie de cajón de sastre de los registros gráficos que el arte contemporáneo deja tras de sí (os paso el catálogo de multipli para que le déis una ojeada, realmente vale la pena).

Aggtelek , Poéticas del objeto, Galeria Exile. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

Dan Perjovschi, God and Goods, Galeria Gregor Podnar. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

Ivano Troisi, Galeria Tiziana di Caro. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

En cuanto a la Main Section, incluidas las New Entries, especialmente destacables han sido los stands de Casey Kaplan con tan sólo las magníficas pinturas-pinturas del turinés Giorgio Griffa y las esculturas de Liam Gillick. Lia Rumma con otro artista que se relaciona cromáticamente con Griffa, Ettore Spaletti, mientras Alfredo Jaar y William Kentridge le han dado el contrapunto social y político. Gregor Podnar y Konrad Fischer han compartido stand, Fischer en su línea habitual de Jan Dibbets y Bernd & Hilla Becher y un Alan Charlton triangular que rompe las tradicionales secuencias rectangulares del artista. A destacar por parte de Podnar las postales God and Goods de Dan Perjovschi enviadas a la Cosulich, directora de la feria, cuando ocupaba el puesto de directora en Villa Manin y las fotografías de Alexander Gutke como reflexión del espacio y el tiempo. Nos ha vuelto a gustar la galería Tiziana di Caro, a quien descubrimos en FIAC, en esta ocasión con un trabajo muy poético de Ivano Troisi que pronto estará en muestra en la galería de Salerno.  La única representación española en la feria ha sido la de PM8 de Vigo, con un buen stand dedicado a los artistas Adán Vallecillo y Jesús Pedraza Villalba, mientras la galería Exile de Berlin ha apostado por las poéticas del objeto de Aggtelek que ya pudimos ver en ClaResil en La Capella. También Ignacio Uriarte ha estado presente con dos instalaciones en galería Gentili y no en I8 como viene siendo habitual, Ellen de Bruijne ha continuado apostando por Lara Almarcegui, una constante en los stands de la galería de Amsterdam.

Ignacio Uriarte en Galeria Gentili. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

Lara Almárcegui en Ellen de Bruijne. Artissima, 2012. Foto: Camilayelarte

50.000 visitas en los tres días que ha durado la feria, una renovada imagen que ha gustado mucho, y una calidad bien mantenida a pesar del aumento de galerías participantes. En cuanto a ventas, poco se sabe, discretas, por lo que se oía en los pasillos, con una presencia importante de coleccionistas suizos y franceses que no se han dejado asustar por el mal augurio que anunciaba la presencia de los guardias de finanzas el día de la inauguración y que ha provocado una considerable polémica entre Francesco Bonami (director artístico de la Fondazione Sandretto y un largo etc.) y el portal de arte Artribune. En definitiva, una buena feria, sin fuegos de artificio, muy bien mesurada y con los ojos puestos en lo que ocurre allí donde los focos no iluminan de forma fulgurante.

Para ver el álbum completo de Artissima 2012 clicka aquí

Texto original en el blog: “Camila y el Arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s