“Esto lo pinta mi hijo”

Guest Blogger: Laura Cano (La Caja Revuelta)

Supongo que no soy la única que ha oído mil veces este comentario a visitantes de museos de arte contemporáneo. De hecho, he podido observar que es una frase típica, no sólo en el visitante español, sino en cualquier visitante de museo sea cual sea su procedencia y siempre que éste no sea un experto o amante del arte contemporáneo.

Debo decir que no por haberlo oído mil veces deja de parecerme insoportable y me pone de muy mal humor. Pero, lejos de lo que pueda parecer, no creo que la culpa sea del público, o al menos, no sólo él es el responsable de que aún hoy nos encontremos con que la sociedad en general no ha aprendido a valorar el arte contemporáneo ni sabe descodificar su lenguaje.

Miró - Mujer Ante El Sol, 1950

Miró – Mujer Ante El Sol, 1950

Dejo sobre la mesa los diferentes factores que, a mi parecer, nos llevan a ésta paradoja, ya que, para mí es una paradoja que se abran a diestro y siniestro centros y museos de arte contemporáneo, para una sociedad que, por lo que se ve, no entiende ni reconoce el arte contemporáneo como ARTE en mayúsculas. Como el “arte verdadero”.

Desde que el arte dejó de tener como principal tema y fin la imitación de la naturaleza o realidad (con el nacimiento de la fotografía), éste pudo ser libre y comenzar a investigar, desarrollar, ampliar, profundizar, experimentar en un lenguaje que aún habiendo sido ya creado, estaba encajonado por los límites que la realidad le imponía. A partir de ahora, ¿quién le pondrá puertas al campo? Rompedores de los cánones ha habido muchos a lo largo de la historia del arte: Picasso con el cubismo o Marcel Duchamp con los ready made, etc. Por ello, y en un mundo donde el ordenador, los teléfonos móviles, el Ipad, etc triunfan, ¿con qué argumento podemos pedirle al arte que siga anclado en el siglo XIX? Si el arte es “manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros” (definición de la R. A. E.), ¿cómo podemos pedirle que permanezca ajeno a los avances técnicos, científicos e ideológicos de la época a la que pertenece?. Pero además, si consideramos que el arte es un lenguaje, ¿cómo podemos exigir al público que descodifique un lenguaje que no ha aprendido?, ¿cómo conseguiremos que lo entienda si no le damos unas herramientas previas válidas?

Louise Bourgeois - Temper Tantrum, 2000

Louise Bourgeois – Temper Tantrum, 2000

También supongo que no soy la única que en sus años de instituto los profesores pasaban los temas de arte para darlos “si había tiempo” al final de la explicación (y nunca lo había), o que en la asignatura de historia del arte, de la que te ibas a examinar en selectividad, con suerte llegabas hasta las primeras vanguardias, siendo el arte contemporáneo el tema que siempre quedaba pendiente.

Pero, por otro lado, siento que existe una falta de apertura de mente bestial en nuestra sociedad. La mayoría de personas no se informan sobre lo que van a ver a un museo, no investigan un poco ni se interesan con anterioridad a la visita. Y no es lo más grave, pues una vez en el centro de arte contemporáneo, van cargados con sus prejuicios como si fuera una venda que les impide disfrutar de lo que están contemplando, les evita acercarse y ver con ojos de niño, con ojos de descubrimiento. Eso sí, todos disfrutan de “Las Meninas” o de exposiciones que parecen producto de una gran campaña de marketing como la de los paneles de la Hispanic Society de Sorolla, exposición que sufrí (es el verbo indicado) en mis propias carnes y pobre Sorolla, que él no tiene la culpa de nada…. pero, ¿realmente sacan todo el partido?, ¿entienden lo que esas pinturas significan o se quedan en el “qué bien pintaba este hombre, mira lo bien que está pintado el perro, parece de verdad”?. ¿Son capaces de ver más allá de ese primer nivel que es la representación de la realidad? No quiero con esto que penséis que trato a la gente de tonta, sino todo lo contrario. Lo que me planteo es si la educación artística recibida por la mayoría es suficiente y si, desde las instituciones artísticas nos preocupamos por facilitarles los instrumentos básicos para el disfrute del arte.

Composición Nº1, Pollock, 1950

Composición Nº1, Pollock, 1950

Hilando ahora con las instituciones dedicadas a la difusión del arte, ni cabe decir que las principales son los museos. Ya desde los años sesenta con los ideólogos que plantearon la nueva museología y más tarde con la museología crítica se ha dado al museo el papel de mediador entre la obra y el público. El museo tiene que ser un lugar que, lejos de ser sagrado, un templo, quiera hacer que el visitante viva una experiencia directa con el arte. Un lugar de aprendizaje, de discusión, de debate donde las personas sean capaces de reflexionar sobre el mundo a través de las obras artísticas que responden a esa misma visión del mundo que tienen unas personas llamadas “artistas”. Pero, ¿la teoría museológica están siendo llevada a cabo verdaderamente por los museos? Está claro que cualquier museo de hoy en día no puede permitirse no tener un departamento pedagógico o de difusión, pero, ¿es más un mecanismo para llenar las estadísticas de visitantes de museos y legitimar el museo como necesario, o se está cumpliendo con la labor encargada por el ICOM (International Council of Museums, UNESCO)?. Sé de buena tinta el buen hacer de muchos departamentos pedagógicos, pero del mismo modo, sé de muchos otros que siguen el modelo “soy un guía: yo te suelto el rollo y tú escuchas callado y sin rechistar”.

José Guerrero - Crecientes Horizontales, 1973

José Guerrero – Crecientes Horizontales, 1973

Y es que el arte siempre ha sido algo supremo, divino, reservado sólo a unos pocos, a la cream de la cream… Y con esto planteo una última pregunta: Si el arte es exclusivo, da estatus, te hace partícipe de una élite de personas (curadores o comisarios, directores de museos, coleccionistas, galeristas, artistas), ¿es posible que esas personas quieran quitarse su aura de divinidad para bajar a la tierra y democratizar del arte?, la gran proliferación de “cajas blancas” o “cubos blancos” donde es la obra la que habla en sus salas impolutas y sin explicación alguna que nos haga entenderla, ¿es casualidad o es producto de esta renuncia por parte de la élite del arte a la democratización del hecho artístico?. ¿Prima lo estético sobre lo pedagógico?

En mi opinión, ARCO Bloggers es una respuesta a esta necesidad de democratización y acercamiento del arte contemporáneo al grueso de la población y, además, desde una plataforma nueva y accesible. Es la razón por la que estoy encantada de participar en el proyecto.

Guest Blogger: Laura Cano (La Caja Revuelta)

18 Respuestas a ““Esto lo pinta mi hijo”

  1. Hola Laura, he llorado en muchos bancos. La mayoría eran bancos en un parque después de una desilusión sentimental adolescente o post-adolescente. Ya no recuerdo ni el parque ni el banco ni a la cruel protagonista, pero si recuerdo como se me caían las lagrimas sentado en un banco del MOMA abrumado por la obra One: Number 31, de Jackson Pollock.

  2. Totalmente de acuerdo con el artículo de la primera palabra a la última. Y no tenemos que irnos más lejos para ver ejemplos de esta incomprensión, podemos leer lo que han escrito otros subiendo unas lineas… Curioso me resulta entre otros comentarios, el de “david” que viene a decir, que si no eres capaz de pintar ese perrito, no podrás pintar ese abstracto. Bueno, yo que estoy en último año de licenciatura de bellas artes, me voy a dar la potestad de asegurar que la mayoría de la gente capaz de pintar ese perrito, que era lo que se exigía en los primeros años de carrera, luego se veían exentos de la creatividad necesaria para ir más allá de esa representación de la realidad. Evidentemente esto no siempre es así, no quiero caer en la trampa ni mencionaré a nadie que no sea yo. Ando metido en los medios digitales y el apropiacionismo, y cuando quieran les pinto el perrito, además para eso tenemos esta horrible realidad:

    http://arteyartificios.blogspot.com.es/2011/05/dafen-el-paraiso-de-las-copias-de-arte.html

    *horrible por las condiciones en que se encuentran los “trabajadores en cadena”

    Tomad perritos, todos los que queráis.

    . Aquí la paradoja viene dada por dos razones, la primera y bien explicada por Laura, la educación de unos y la intención de otros. Hoy en día está muy mal visto ostentar dinero, pero cultura, eso y es otra cosa… como elemento diferenciador de clases viene que ni “pintado” .

    Una profesora decía, solamente hay dos clases de arte, ornamental y político, pues eso.

    • Gracias por tu comentario!!! Me alegra saber que me has entendido a la perfección. Además, entre otras cosas, en este artículo en ningún momento mencioné la artisticidad o no de lo expuesto. De eso hablo en otro artículo también publicado aquí http://arcobloggers.com/2013/02/07/arte/

      Para explicar lo que hoy es arte, a mí me basta con un ejemplo: si vivimos rodeamos de tecnología, teléfonos inteligentes, internet, ordenadores, coches inteligentes… Por qué se pide al arte que siga anclado en la representación realista? Es paradójico y absurdo a partes iguales.

      Un beso!

      Laura.

    • Hola Lorena. En ningún momento digo que sean los expertos los únicos capaces de entender el arte, es más, digo todo lo contrario. Planteo que el público debe de acercarse al arte contemporáneo y actual sin prejuicios, y que son las instituciones las que deben ofrecer las herramientas que faciliten su entendimiento y disfrute. Por favor, no pongas palabras en mi boca que no he dicho.

      Gracias.

  3. Pingback: Pintura contemporánea » Lorena de la Flor·

  4. Yo opino que el arte es arte, es expresión, es sacar lo que llevamos dentro, no importa como ni de que forma. Pero opino que el arte abstracto o “irreal” es la evolución y el crecimiento de uno mísmo como artista. Está muy bien escupir sobre un lienzo y removerlo con la mano y decir cosas como que eso representa la angustia atemporal del ser humano actual en un contexto metafísico de unión con lo primario de la fuerza universal. Es tu tu paja mental, ok, es muy válido si lo acompañas de una explicación para hacer llegar tu mensaje al “profano”, pero el que hace eso, antes tiene que haber sido capaz de pintar a ese perrito. Si no, es echarle morro e ir de lo que no se és.
    Es mi humilde opinión.
    Saludos

  5. Totalmente de acuerdo, aunque quizá se deba hacer hincapié en que esa apertura de puertas a la libertad no sujeta a los límites de la realidad se haya podido convertir en las ganzúas de mucho artista infiltrado. Por cierto, mi hija también lo pinta. http://www.noracrea.com/shop/category_5/4.-Obras-Proyecto-Disfrarte.-Performance-desde-los-11-meses-de-vida..html?sessid=U5riPFRTk0fl9JR1bVr4NhkwLMgA6zB0BbWLZFO125Yy8iD4DN9Hipu0ecLRZScu&shop_param=cid%3D%26

    Saludos.

    • Hola Juan Pablo! Quizá no he entendido a qué te refieres, pero te contesto y ya me dices si estoy en lo cierto. Arte moderno es el que pertenece a la edad moderna (renacimiento y barroco), por lo tanto, las imágenes son todas de arte contemporáneo pues pertenecen al siglo XX.

      • Siento discrepar, pero la modernidad comprende la época industrial (social, filosófica, histórica y, supongo, artísticamente). A día de hoy, vivimos en la posmodernidad (época posindustrial, caracterizada, entre otras, por el capitalismo cultural del que es ejemplo ARCO) y ante todo, siglo XXI. Así que estoy completamente de acuerdo con Juan Pablo (bravo!) en que 3 de las 4 son obras modernas (y modernas de manual).
        Laura, a ti te desquicia el “esto lo pinta mi niño” y a otros nos desquicia llamar arte contemporáneo a lo que lo fué (pretérito perfecto).

        • Por si aporta algo:
          http://es.wikipedia.org/wiki/Arte_moderno

          Yo creo que es una cuestión semántica, el castellano no ha diferenciado tanto el período como la estética, aquello de la ruptura con lo academico y academicista, la representación más o menos fidedigna del mundo. ‘Moderno’, en cuanto a historía general del ser humano, se refiere a la época moderna a la que hace referencia Laura Cano, aunque también llamamos ‘moderno’ al arte del siglo XX pero al de caracter vanguardista no al academicista… pero también se califica al siglo XX y XXI como Edad contemporanea y por ende a su arte como contemporaneo… aunque también es cierto que es la época postmoderna, postindustrial y algunas incluso consideran la post o transcapitalista… resultado un lío semántico nada más, pero que en el último siglo y medio se comparte la idea de la ruptura con el concepto tradiconal (estético, de representación, de soporte, espacio, medios etc).

          El arte, digán lo que digán siempre ha sido elitista para una minoría selecta con dinero y proyectos (aunque no me gusta esta parte no universal del arte pero así es, al menos hasta la democratización del arte y la aparición del Museo que no llegarón hasta el s.XVIII aprox. con la revolución francesa), el arte tiene sus reglas o códigos (color, ritmo, composición, personajes etc) y su grámatica de como se artícula todo con todo para codificar y descodificar el mensaje y por esto hace falta tener cultura general y saber unos mínimos de historia del arte… yo también escucho ingeniosos comentarios en el Padro del tipo ‘que bien pintado, si parece real’… ¡bravo! eso es importante pero no lo único. Pocos se plantean el significado si exceptuamos los cuadros de religión cristiana (cuyo contenido cultural conocemos a través de la religión, la biblia, las festividades y ritos de nuestra cultura, ahora enseñale eso a un Budista o un hombre de la selva a ver que le parece o que entiende). Si hablamos de cuadros sobre mitología o incluso de la influencia de la mitología en cuadros que no son sobre la mitología en si misma pues… da pena el entendimiento del público en general ¿cuántos conocen la referencia mitologia en Las Hilanderas de Velazquez? y ¿son arte los cuadros de Reyes, Condes, Duques etc o son ‘panfletos políticos’? Ahí queda eso…

          • GRACIAS Javier, muchas gracias. Has dicho lo que yo cuando se publicó este comentario, no tuve tiempo o tranquilidad para decir. Además, me parecía absurdo perderme en discusiones semánticas que, verdaderamente, no tenían que ver con el sentido del artículo.

            Por otro lado, lo que dices de las obras del Prado: bravo. Me has leído el pensamiento.

            Muchas gracias por tu comentario. Un beso.

            Laura cano.

  6. Suelo resolver este problema tan comun con un ejemplo cotidiano, la firma de cada uno de nosotros, al pricipio era simpre y con una caligrafia precisa, segun ese trabajo continuado, aparecen otros estilos, acabando con un rasgo en su propia firma que solo el conoce, “esto es abstracto” en todo su esplendor de cada uno de a pié, o nó…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s