Adivinanza, reflexión y compromiso

Guest BloggerAlba Baeza Martínez (Barcelonés)

La Fundació Joan Brossa y La Seca Espai Brossa aúnan esfuerzos y inauguran una exposición dedicada al polifacético creador para celebrar el inicio de esta nueva etapa en común de ambas instituciones. La muestra, aunque sucinta, repasa con espíritu divulgativo la trayectoria vital y artística de uno de los nombres fundamentales de la vanguardia cultural catalana del siglo XX.

Brossa en la azotea de su casa en los años 1950. Fotografía de Román Ferrer.

Brossa en la azotea de su casa en los años 1950. Fotografía de Román Ferrer.

Brossa empezó a escribir durante la Guerra Civil española, en la que fue llamado a combatir con el bando republicano. Influenciado por las vanguardias artísticas internacionales y por autores a los que tuvo ocasión de conocer, como Josep Vicens Foix, Joan Miró, Antoni Tàpies o João Cabral de Melo, la obra de Brossa, compuesta íntegramente en catalán, se desarrolló durante más de seis décadas. Aunque la fama y el reconocimiento internacional se deben principalmente a su poesía visual, Brossa escribió también poemas literarios y guiones cinematográficos, publicó decenas de libros, compuso piezas teatrales y de ballet, realizó acciones performativas… El tránsito constante entre géneros y disciplinas caracteriza el conjunto de su extensa obra, que desborda con creces las etiquetas de poesía visual y escénica.

“L’intel·lectual” (1993)

“L’intel·lectual” (1993)

Gran parte de su trayectoria vital y creativa estuvo marcada por la defensa de los valores democráticos y la oposición al régimen franquista y a los estamentos del poder religioso. Su mirada crítica alcanzaba a la derecha política, al capital, a la iglesia, a la intelectualidad, a la industria de consumo. Para Brossa, la creación poética era un instrumento de transformación, una herramienta para activar la capacidad reflexiva y un vehículo para la expresión y el desarrollo del compromiso político. Citando sus propias palabras: “no puede haber cultura sin afán de transformación, libertad de creación y posibilidad de nuevas búsquedas”.

“Eclipsi” (1988)

“Eclipsi” (1988)

La muestra toma su nombre de uno de los poemas de Joan Brossa, “Escolteu aquest silenci”, de 1963, una página en blanco en la que sólo figura este título. Si bien la poesía visual de Brossa se caracteriza a menudo por sus icónicos juegos de contrastes, el silencio y la ausencia son también ejercicios retóricos significativos, como refleja otra de sus obras fundamentales –que no está en la exposición–, “Elegia al Che”, realizada en 1978. Esta obra consiste en un abecedario en el que faltan las letras C, E y H, y forma parte de los juegos con grafías tan presentes en la obra de Joan Brossa.

Poema visual_1989

“Poema visual” (1988)

Guest BloggerAlba Baeza Martínez (Barcelonés)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s