La colección sale de casa. Descubre la Cranford Collection en la Fundación Banco Santander.

Post My Art Diary vía @MartaLorenzoJ

cranfor1

No hay nada mejor que poseer una colección de arte vivida, obras de arte disfrutadas y que te acompañan en tu día a día. Y, ¿qué mejor que permitir a otros que disfruten de ellas? Este es el caso de la londinense Cranford Collection, una colección iniciada en el año 1999 por la familia Salem y que, desde el próximo 9 de febrero y hasta el 16 de junio, se exhibirá en la enorme Sala de Arte que la Fundación Banco Santander posee en  la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte.

Fue un gusto poder disfrutar de un ratito del montaje, de ese ambiente de trabajo y de las obras en soledad esperando a ser vistas. Volveré, sin duda, para disfrutar del resultado final e invito a todo el mundo a descubrir una de las colecciones más importantes de arte contemporáneo europeo.

Pero, ¿cómo se fragua una colección privada? Si el año pasado la Fundación nos mostró el caso de la Rubell Family Collection, este año prosiguen sus esfuerzos para adentrarnos en una colección que cuenta con más de 700 obras entre pinturas, esculturas, fotografías, instalaciones, vídeos y dibujos. La selección llevada a cabo para esta exposición cuenta con 92 obras y 26 artistas donde, desde el principio, podemos hacernos una idea de los esfuerzos de la familia Salem –junto con la comisaria Anne Pontégnie- por apoyar a artistas emergentes que influyeron o influyen en el panorama internacional del arte contemporáneo. Nombres como Hirst, Boyce, Tillmans, Rebecca Warren, Franz West, Paul Noble, Spartacus Chetwynd, Martin Kippenberger, Sigmar Polke o Albert Oehlen, salen a la palestra y se encuentran entre los grandes artistas presentes.

Para aquellos interesados en conocer más, la colección empezó en 2005 a abrirse al público en el propio ámbito doméstico de la casa de los Salem, convirtiéndose desde entonces en un inusual espacio expositivo, en el que el público puede descubrir y explorar las posibilidades de arte contemporáneo fuera de los lugares habituales en los que suele observarlo. Eso sí, bajo cita previa y con rotación de piezas cada 18 meses es, sin duda, una muy buena manera de dinamizar una colección; siendo esta la primera vez que la misma sale de “su casa” para recabar en Madrid en esta recomendable muestra titulada “Out of the House”.

Ahora que más que nunca en España estamos siendo testigos del creciente papel que están adquiriendo los mecenas privados para salvaguardar nuestras instituciones públicas, alcanza gran protagonismo el caso de la Cranford Collection que, colabora con una gran variedad de instituciones públicas, tanto dentro como fuera de Reino Unido, a través del préstamo de obras concretas para exposiciones en museos y organizaciones artísticas de todo el mundo.

La colección gira en torno a dos ejes principales, el arte británico y alemán desde los 80 hasta nuestros días. Así lo atestiguan las obras de los británicos Damien Hirst, Sarah Lucas, Gary Hume, Paul Noble y Rebecca Warren, una generación caracterizada por apoyarse en los códigos tradicionales de la pintura y de la escultura, además de jugar a invertir el lenguaje del arte.

la foto (27)

Sarah Lucas. The Stinker (El canalla), 2003. Con una estética muy a lo Louise Borgeois.

la foto (30)

Hirst y sus típicos formoles esperando a ser metidos en su urna final, junto –al fondo- uno de los 15 lienzos de Jose María Sert, propiedad de la Fundación Banco Santander y creados para el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York.

Otra británica es el caso de Gillian Wearing, Turner Prize en 1997, perteneciente a la llamada generación YBA´s (Young British Artists), formada en la prestigiosa Goldsmiths University, como muchos de sus compañeros, y a la que el año pasado la londinense Whitechapel Gallery le dedicó una gran retrospectiva. Sus obras nos enseñan que las cosas no son lo que parecen. Mirando detenidamente su serie de retratos titulada Album, descubrimos que utiliza moldes de silicona para simular rostros de sus familiares -sólo sus ojos son verídicos-, y en este caso, ella misma. El resultado es bastante escalofriante por la sensación que genera en el espectador.

Gillian-Wearing-self-portrait-as-me-at-sixteen

Gillian Wearing. Self Portrait at 17 years old, 2003.

Si hablamos de Alemania, la muestra gira en torno a la generación de artistas nacidos después de la Segunda Guerra Mundial que se han dedicado a deconstruir y, al mismo tiempo, prolongar la historia moderna del arte. Martin Kippenberger, Rosemarie Trockel o Albert Oehlen -junto con Franz West en Austria-, figuran entre los artistas europeos más influyentes de los últimos treinta años que, con su asociación de irreverencia y maestría, han dado un nuevo impulso al arte de su tiempo.

la foto (32)

Obra de la escultora brit Rebeca Warren, ganadora del Tuner Prize en 2006, en diálogo con un lienzo del alemán Albert Oehlen.

Por último, y si os apetece disfrutar de arte en un lugar poco habitual, como pueden ser las oficinas de un banco, nos os podéis perder los alrededores de la Ciudad Financiera, donde esculturas de Richard Serra o Juan Muñoz, entre otros, dan color y aportan la nota de arte a un entorno empresarial.

la foto (29)

Juan Muñoz y su obra siempre llena de misteriosa teatralidad .

Únete a la conversación sobre la Cranford Collection en Twitter a través de #CranfordFBS

Una respuesta a “La colección sale de casa. Descubre la Cranford Collection en la Fundación Banco Santander.

  1. Pingback: El vicio de Coleccionar: Helga de Alvear | My Art Diary·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s