“MANIFIESTOS. Voces individuales desde el imaginario colectivo” en Espacio Trapezio.

Post vía semiramis_glez

El pasado jueves se inauguraba “MANIFIESTOS. Voces individuales desde el imaginario colectivo” en Espacio Trapezio, una exposición colectiva comisariada por Ana G. Alarcón y con obras de Democracia, FSSI (Frente de Socorro Simbólico Internacional), Núria Güell, Marco Godoy, Rogelio López Cuenca, Noaz e Isidoro Valcárcel Medina.
El proyecto, que parte del manifiesto como punto de partida para la actividad artística y la demanda social y política, plantea a los artistas una reivindicación de su condición (política, social y activista) como creadores.

Cada uno trabaja sobre esta cuestión, crea una pieza y esta se sumerge dentro de las obras del resto en la exposición, en una suerte de imaginario colectivo.
La importancia que pueda tener actualmente el manifiesto como soporte para exigir algo y propiamente manifestarse es algo que también se plantea desde este proyecto.
Los manifiestos, fuentes indiscutibles para comprender los grupos de vanguardias de principios de siglo, ¿tienen algún sentido ahora? Paradójicamente parece que el sentido nihilista que tenía de la vida dadá,  el deseo surrealista de un lugar mejor alejado de este, o el ansia futurista por el progreso tras la destrucción, son cuestiones no tan alejadas de nuestra realidad como pudiera parecer. La actual situación tanto económica como social nos lleva a plantearnos la necesidad de un cambio de paradigma, algo tan en boca de todos últimamente, un momento de inflexión, un impasse que transforme una realidad sofocante. Y aquí es donde entra en juego el manifiesto como soporte para exigir y demandar, como espacio para posicionarse, poner nombre a quienes optan por el cambio y dejar constancia de ello para la posteridad.

Esto es algo en lo que parece haber pensado Rogelio López Cuenca reproduciendo un periódico anarquista  de 1937 que invita a los artistas a volver a su “misión” como “revolucionarios y cultivadores de inteligencia”; un llamamiento acompañado de una foto de Bakunin. Una página conscientemente seleccionada, que deja el título del periódico cortado a la mitad pero que tiene una clara intención de dirigirse a los artistas.

manifiestos03


Noaz
, por su parte, utiliza la ironía con un sentido crítico convirtiendo a Rajoy en protagonista de su pieza a modo de anticristo, con colmillos y una cruz en la frente. Con un gesto grotesco y la boca profundamente abierta, leemos en su interior “Menos es menos”. Una inversión de la máxima de Van der Rohe aplicada a la situación social actual.

manifiestos06


Marco Godoy
denuncia a través de un vídeo situaciones de terrible injusticia en la actualidad, como la de los supermercados que cerraban sus contenedores de basura para evitar que las personas se llevasen la comida.

Otra obra interesante es la de Isidoro Valcárcel Medina, inmediato y directo sentenciando: “No hay arte que no sea político (…), un gesto artístico es un gesto político por consecuencia”. Una única frase reproducida sobre la pared, sin más miramientos, evidenciando que lo que quiere decir lo hace sin cortapisas.

manifiestos01

Esto es algo que todas las piezas reivindican, la función activa y agitadora del arte como lenguaje para remover conciencias y transformar la sociedad. Incluso con palabras más duras, como FSSI (Frente de Socorro Simbólico Internacional) que directamente llama a sacar las obras “con conciencia social y de clase” de los lugares donde han sido secuestradas, es decir, museos y colecciones nacionales, que “no son más que gestores del mismo sistema que perpetúa el problema: el capitalismo”. Más que manifiesto artístico, es una llamada directa a la acción: “¡Por la superación del arte! ¡Por la capacidad de pensar una sociedad sin clases! ¡Abajo el arte burgués y sus instituciones! ¡Libertad para el arte revolucionario!”.

manifiestos05

Para el colectivo Democracia no hay diferencias entre arte y política. Una proyección y una gran frase sobre la pared que sentencia que “No hay espectadores”, nada distingue al que crea y al que mira, ambos están dentro de la misma esfera social y su función es la misma, el cambio político: el arte es sólo un soporte más para esta transformación.

manifiestos08

“MANIFIESTOS” es una exposición con una posición marcada, reivindicativa y que llama no sólo a la reflexión sino a la acción, a tomar el testigo de aquellos artistas políticos que buscaban el cambio social. Un proyecto en un momento muy concreto del presente donde no paran de sucederse, de una forma u otra, exposiciones y piezas que buscan un cuestionamiento del sistema, un punto de inflexión para el cambio.

Más información en el blog Semíramis en Babilonia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s