ARCO&Co. – por José Luis Calderón

Reportaje crítico sobre la semana de ferias de Madrid. Por José Luis Calderón Aguirrezabala, colaborador del blog Nicola Mariani│Arte y Sociedad.

Después de ARCOholics el pasado año, nuestro colaborador José Luis Calderón hace un balance de la semana de las ferias de arte (la más importante para el mercado del arte contemporáneo en España) a través de este reportaje crítico. (Nicola Mariani)

“Tower Window”. Solo Object de Juan Garaizábal (Galería Álvaro Alcázar).

“Tower Window”. Solo Object de Juan Garaizábal (Galería Álvaro Alcázar).

Otro ARCO más. No otro cualquiera. Parecidos y distintos en sus 32 años de andadura: de medio punto, de herradura, deprimido, apuntado, rebajado, rampante, de triunfo… Este año parece que para la mayoría ha sido el “moderado” (veámoslo en clave positiva o “necesaria”). Y parece que se ha vendido más que aceptablemente, lo cual era prioritario, aunque la cuesta ha sido mucho mayor. De un ángulo de 18 a otro de 21 grados; nada más y nada menos, con todos los agravios que ello supone, tal y como nos recordaba hace unos días Isabel Niño de Nial Art.

Yasumasa Morimura, “Self Portrait as Marcel Duchamp (based on the photo by Julian Wasser)”. A Requiem. Theater of Creativity, 2010. © Galería Juana de Aizpuru.

Yasumasa Morimura, “Self Portrait as Marcel Duchamp (based on the photo by Julian Wasser)”. A Requiem. Theater of Creativity, 2010. © Galería Juana de Aizpuru.

Tras el último ataque del Gobierno al IVA del arte, la organización de ARCO se ha esforzado aún más si cabía, plantando “buena” cara al mal tiempo y tomando el pulso en una partida tensada por los que parece que no se han enterado de que quien debe ganar es el arte en nuestro país, y en repercusión, la misma sociedad española. El arte; ese bien tan exclusivo, pero que también puede ser tan frágil, como el vidrio de Duchamp. Sirva por ello de entrada mi más sincera enhorabuena a los directores, organizadores y participantes de cada una de las ferias, por su esfuerzo en estos difíciles momentos.

Fayçal Baghriche, “La Ifham”, 2006. Galería Campagne Première.

Fayçal Baghriche, “La Ifham”, 2006. Galería Campagne Première.

Las galerías han decidido: no bajar la guardia en calidad, pero aportar menos riesgo o espectáculo. El asunto también puede tener que ver con que estábamos acostumbrados a unas ediciones anteriores de ARCO en las que la prensa destacaba las piezas más efectistas. Y nos encantan ese tipo de “emociones” (lo confieso; a mí también). Por eso, los que peor lo han tenido que pasar en esta edición han sido los periodistas, habituados a difundir la máxima “No entiendo el arte”, que aun así este año podía leerse en caracteres árabes en la obra de Fayçal Baghriche (Galería Campagne Première), emulando a Koseph Kosuth. Como soy muy iluso, confío en que el público se va percatando de que para criticar el arte, antes hay que (in)formarse y aprender.

Mario Ybarra Jr., “Como una vaca visitando a un carnicero”. Galería Honor Fraser.

Mario Ybarra Jr., “Como una vaca visitando a un carnicero”. Galería Honor Fraser.

No obstante, por si alguno se quedaba con las ganas de espectáculo visual fácil, cualquiera podía acercarse al “museo del jamón” del stand de Honor Fraser, instalación del artista Mario Ybarra Jr. no exenta de cierta ironía; una de las propuestas más arriesgadas, como nos comentaba hace unos días Semíramis González. Y es que en el fondo, parece que a los españoles nos gusta eso: espectáculo fácil de ese que nos venden en los realities televisivos de corte americano.

Leandro Erlich, “El avión” (2011). Chema Alvargonzález, “Ventana, ciudad Barcelona”, 1997. Galería Carles Taché.

Leandro Erlich, “El avión” (2011), Galería Nogueras Blanchard. Chema Alvargonzález, “Ventana, ciudad Barcelona”, 1997. Galería Carles Taché.

Entre los objetivos de esta edición se trataba de hablar de la buena calidad del mercado del arte en España, posicionándolo por encima de cualquier borrasca; un poco de aire fresco como si miráramos a través de “El avión” de Leandro Erlich (Galería Nogueras Blanchard). Y sin olvidar en dicho panorama las galerías catalanas, ya que la única puerta de salida que queremos es la de obras como la de Chema Alvargonzález, uno de los artistas que junto a Joan Brossa, protagonizaba este año el stand del emblemático Carles Taché.

Obra de Abel Barroso (Galería Michel Soskine).  Vista del stand de El Mundo con el proyecto “Dónde dormir” de Eugenio Ampudia.

Obra de Abel Barroso (Galería Michel Soskine) y vista del stand de El Mundo con el proyecto “Dónde dormir” de Eugenio Ampudia.

La vivienda ha sido una vez más otro de los temas presentes en esta edición. Si no, que se lo pregunten a Abel Barroso (Galería Michel Soskine) o a Eugenio Ampudia. El stand de El Mundo ha sido prácticamente el mejor entre los institucionales (afortunadamente ya más reducidos que en ediciones pasadas). Como bien nos explicaba Mariano Navarro hace unos días, para esta ocasión Ampudia eligió el proyecto “Dónde dormir”, en marcha desde 2008,  en el que su discurso en torno a la supuesta “sacralidad” del arte, trasciende a un mensaje más comprometido, crítico e incluso político.

Wolfgang Tillmans, “Freischwimmer 196”, 2011. © Galería Juana de Aizpuru. Peter Zimmermann, “Crook”, 2012. © Galería Max Weber Six Friedrich.

Wolfgang Tillmans, “Freischwimmer 196”, 2011. © Galería Juana de Aizpuru.
Peter Zimmermann, “Crook”, 2012. © Galería Max Weber Six Friedrich.
 

Más espaciosa y muy bien ordenada, la feria ha contado con 201 galerías (146 en el programa general) de 27 países diferentes, con Turquía como invitado simbólico. Entre las galerías europeas, al igual que el año pasado, poderío alemán con una treintena, seguidas de las portuguesas (en torno a la decena), echando en falta, eso sí, más galerías británicas, estadounidenses y asiáticas. Del mismo modo, un gusto siempre apreciar el retorno de alguna de las que se fueron, como era este año el caso de Vera Munro.  Entre las españolas, hemos echado de menos a Soledad Lorenzo y a Oliva Arauna, al mismo tiempo que hemos dado la bienvenida a las nuevas; entre otras, Inés Barrenechea o José Robles, que compartía stand con Raquel Ponce.

Erwin Olaf (Galería Espacio Mínimo).

Toni Oursler (Galería Forsblom).

Obras de Erwin Olaf (Galería Espacio Mínimo) y Toni Oursler (Galería Forsblom).

Entre otras consideraciones generales, el video y los new media han brillado casi por su ausencia, lo cual no deja de sorprender, pues se ha pasado del extremo de los “Expanded Box” de la edición de 2008 al polo opuesto. ¿Son realmente poco comerciales los medios audiovisuales, tal y como en parte, con o sin criterio se vaticinaba?

Robert Mapplethorpe, “Lydia Cheng / Back”, 1987. © Cortesía de Galería Mai 36.

Robert Mapplethorpe, “Lydia Cheng / Back”, 1987. © Cortesía de Galería Mai 36.

Thomas Ruff, “m.d.p.n. 03″, 2002. © Cortesía Galería Mai 36.

Thomas Ruff, “m.d.p.n. 03″, 2002. © Cortesía Galería Mai 36.

¿Ha sido más clásico ARCO 2013? Parece que sí, lo cual, en este año (sí, lo subrayo), no tiene por qué verse en clave negativa. Señal de que hay clásicos del arte de las últimas décadas que no pasan de moda o que funcionan en el mercado como “un valor seguro”. Y de ellos se han contemplado buenos ejemplos. Porque para qué negarlo, cada año resulta un verdadero gusto contemplar obras como las de Tobias Rehberger (Heinrich Ehrhardt), Stephan Balkenhol (Forsblom, Mai 36), Peter Halley (Javier López, Forsblom), Jason Martin (Galería Forsblom, Mario Sequeira), Wolfgang Tillmans, Yasumasa Morimura o Markus Oehlen (Juana de Aizpuru), Toni Oursler (Hans Mayer, Forsblom), Erwin Olaf (Espacio Mínimo), Glen Rubsamen (Miguel Marcos),  Cecilia Paredes (Xavier Fiol), Gary Hume y Chris Offili (Paragon Press), Robert Mapplethorpe (Elvira González, Mai 36), Peter Zimmermann (Max Weber), Ian Monroe (Casado Santapau), Richard Estes (Marlborough), José Manuel Ballester (Distrito 4) o Kiki Smith (Barbara Gross).

Obra de Richard Estes (Galería Marlborough).

José Manuel Ballester, “Lugar para un nacimiento”, 2012. © Galería Distrito 4.

Obra de Richard Estes (Galería Marlborough) y José Manuel Ballester, “Lugar para un nacimiento”, 2012. © Galería Distrito 4.

Entre los stands más destacados llamaría la atención en el de Juana de Aizpuru (impecable), Parra&Romero, Elvira González, Ivory Press, Álvaro Alcázar, Horrach Moya y Travesía 4 entre las españolas, así como Forsblom, DAN, Georg Karl o Mai 36 entre las extranjeras; esta última con un espectacular Thomas Ruff en una edición en la que apenas se ha disfrutado de obra de la Escuela de Düsseldorf.

Stand de la galería Parra&Romero.

Obras de Girbent (Galería Horrach Moya).

Stand de la galería Parra&Romero y obras de Girbent (Galería Horrach Moya).

Entre los Solo Objects, destacaría el de Dionisio González (Ivory Press) y el de Fernanda Fragateiro (Elba Benítez), que alojaba otra maravillosa obra minimal en el stand de su representante, Elba Benítez. Entre los espacios periféricos a la programación general de galerías, hay que felicitar una vez más el buen criterio y orden con que se ha presentado cada una de dichas secciones: sección Opening (con Manuel Segade como comisario), Solo Projects, Solo Objects, Focus Latinoamérica, Arco Kids… así como una de las novedades del año, el espacio organizado por Tania Pardo de ARCO Collect Online, proyecto de ARCO con el portal de Subastas Online Paddle 8 para la venta de obras de arte de menos de 5000€.

Juan Luis Moraza, “Arules”, 2012 (Obra en la zona VIP).

Entrada al espacio Fundación ARCO.

Juan Luis Moraza, “Arules”, 2012 (Obra en la zona VIP). Entrada al espacio Fundación ARCO.

Ha destacado además el diseño de los espacios dedicados a la Fundación ARCO y a los encuentros profesionales, así como a la Sala VIP, en la que se alojaba una monumental obra de Juan Luis Moraza (Galería Espacio Mínimo).

Pero como sabemos, alrededor de ARCO, las ferias satélite que han ido naciendo en los últimos años bien merecen otra enhorabuena por abarcar otros mercados del arte en espacios alternativos.

Just Mad se ha convertido sin duda en la feria de arte emergente referente en la capital; ojo, con todo lo que el adjetivo “emergente” trae de ambiguo, por su frecuente mal uso, ya que ni todo Just Mad es arte emergente, ni todo el arte emergente se concentra en Just Mad.

Obra de Paco Pomet (© Galería My Name´s Lolita Art).

Obra de Paco Pomet (© Galería My Name´s Lolita Art).

Para comenzar, además de mi felicitación a Javier Duero (director artístico) y a todo el Equipo de Art Fairs, una crítica de lo más positivo y mejorable de esta edición. El diseño estaba francamente mejorado con respecto al del año pasado; sobre todo porque cada galería disponía de más espacio en cada uno de los stands, lo que hacía que las obras alojadas se apreciaran con mucha más justicia, haciendo el recorrido, además, mucho más agradable, aunque el parking del hotel Silken Puerta de América parece que no termina de convencer al público.

Fernando Bayona, “Piedad”, Serie “Circus Christi”, 2012. © Galería 6mas1.

Fernando Bayona, “Piedad”, Serie “Circus Christi”, 2012. © Galería 6mas1.

Entre las propuestas más interesantes de esta edición destacaría las de ASM28, la realmente emergente galería 6 más 1 (con obras de Julio Falagán y Fernando Bayona), Casa Cuadrada (Martín Mancera), Espacio Valverde (con obras de Elena Alonso o Hugo Bruce), Fran Reus, Punto (Tania Blanco, Pedro Peña),  My Name´s Lolita Art (Paco Pomet, Jorge Hernández, Illán Argüello…), Paz y Comedias (Zoe Vizcaíno), además de la propuesta de Conquering Rooftops de Alexandra Fernández Díaz, con obras muy líricas y a un precio más que asequible de los artistas Aëla Labé y Expanded Eye.

Anexa a la programación general de galerías, tal vez nos hemos encontrado con demasiadas secciones “Just” (Just Framed, Just Campus…). “Just” buenas galerías y calidad artística y a por ese Just Mad 5 el próximo año, que como feria emergente, hay que apostar por su crecimiento.

Aëla Labé. © Conquering Rooftops.

Aëla Labé. © Conquering Rooftops.

Obras de Aëla Labé. © Conquering Rooftops.

Art Madrid celebró en las mismas fechas su octava edición, aunque este año lamentablemente no lo ha hecho en el recinto ferial de Casa de Campo, sino en las naves de Chamartín, con menos espacio, lo que ha acentuado más que en otras ediciones la mezcla extraña de galerías de corte más clásico, con otras que apuestan por tendencias más actuales (Michael Schmalfuss, Art Lounge, 3 Punts, Moret Art, BAT…). Junto a la participación de alguna de estas últimas galerías, entre lo más positivo de esta edición resaltaría el proyecto Fashionart Institute, la intermediación del colectivo Arte Oculto, así como alguno de los proyectos individuales comisariados por Javier Rubio Nomblot, como el dedicado a los libros de artista (Marta Sanz, Anamusma, Jesús Herrero, Gloria Donato…) o el de la galería Imprevisual, con una propuesta del artista Manuel Martínez Ojea. Entre otras recomendaciones para próximas ediciones, espero que no sorteen un Feito con la entrada. Bastante cuesta ya verlo en el escaparate de El Corte Inglés de Preciados.

Obras de Marta Sanz y Anamusma, así como de Jesús Herrero, en la sección de Libros de Artista de Art Madrid.

 Obras de Marta Sanz y Anamusma, así como de Jesús Herrero, en la sección de Libros de Artista de Art Madrid.

Obras de Marta Sanz y Anamusma, así como de Jesús Herrero, en la sección de Libros de Artista de Art Madrid.

Después de dos ediciones de Room Art Fair, resultaba tentador visitar Jääl Photo, feria que ha tenido lugar en el hotel Chic&Basic Mayerling (Tirso de Molina). He de reconocer que el concepto instalativo en habitaciones para este tipo de proyectos de arte joven me resulta de lo más atractivo. Aunque encontrábamos algunas propuestas interesantes, como la del proyecto de Fernando Masselli en el stand de PAC, el de la galería ASM28 o el de la mallorquina Addaya (con obras de Arantxa Boyero, Fernando Bayona y Natasha Lebedeya), ambas con su stand también en Just Madrid, la feria me resultó sin embargo un  tanto escasa; o esperaba otro tipo de obra. O tal vez, como ha ocurrido al público con otras de las ferias de esta temporada, se trata de una cuestión de expectativas y comparativas con respecto a otras ferias, otras ediciones, respecto a tiempos pasados, o a una reflexión de los actuales.

Natasha Lebedeya, “Mystical Landscape”, 2009. © Galería Addaya.

Fernando Maselli, “Garajonai”, 2013.

Natasha Lebedeya, “Mystical Landscape”, 2009. © Galería Addaya, y Fernando Maselli, “Garajonai”, 2013.

Nuevamente, mi más sincera enhorabuena a todos los contribuyentes a la semana más intensa para el mercado del arte contemporáneo en España, a través de todas las ferias, que esperamos continúen aportando sus mejores frutos en los próximos años. Aunque para ello tengamos que seguir reinvindicando hasta la saciedad la reducción de ese IVA cultural.

José Luis Calderón Aguirrezabala (San Sebastián, 1979) es Licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y en Filología Hispánica por la Universidad de Navarra. Experto en arte contemporáneo, ha sido profesor de Arte del Siglo XX y de Mercado del Arte Contemporáneo a través de las Galerías de Arte más importantes de Madrid en el Instituto Superior de Arte (Madrid). En el sector del mercado del arte ha trabajado en la galería Juana de Aizpuru y en la que fue la primera consultora de arte contemporáneo en España, Untitled Art Consulting. Colabora en la coordinación de talleres culturales con el Museo ABC (Madrid) y en la coordinación del programa de coleccionistas de la Feria de arte contemporáneo Casa//Arte.

Texto original en blog Nicola Mariani│Arte y Sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s